Navidad

Bueno, leyendo un poco aquí y allá note que el tema de contar el tiempo es muy abstracto, prácticamente no hay un consenso exacto y hay que redondear el año solar para que sean 365 y poner los sobrantes aproximados cada 4 años para hacer un día adicional. Sin embargo; si le preguntamos a cualquier persona (Obvio que existirán excepciones) nos dirá que el año en el que estamos es el 2018, hay muchos tipos de calendarios y todos basados en la observación de los astros aunque no coincidan exactamente. No es un misterio que la época de navidad se modificó para comenzar desde ahí el año uno, desde el nacimiento de Jesucristo, (Navidad en latín: nativitas, ‘nacimiento’ ) a estas alturas algunos nos preguntamos que pasa con la semana entre el 24 de diciembre y el año nuevo, obvio que queda volando una semana, que coincidía con el solsticio de invierno y las fiestas de varias culturas. Algunos dicen que Jesucristo no nació en diciembre, parece ser bastante probable, los astrónomos y sabios que estudian mucho le dan respuesta a ese tipo de cosas. En lo personal siento que la historia se dividió y se unificó luego del nacimiento, sin importar si las fechas son exactas o no, hay un antes y un después de Cristo reconocido mundialmente. Los pasajes de avión no dicen año 5678, dicen 2018. Algo cambió con el nacimiento, creamos o no, somos parte de la historia después de Cristo y en navidad algunos por la costumbre social, otros por fe, otros por que es un buen plan; nos reunimos con los que amamos y les damos lo mejor de nosotros reconociendo así que celebramos la venida del niño que partió la historia en dos. Para muchos de nosotros es una reconciliación que reconoce lo valiosa que es esta oportunidad que tenemos de restaurar nuestra vida, volver a nacer, (navidad) para otros es llenar la casa de regalos, otros tendrán la oportunidad de dar sin esperar nada, algunos frustraran sus expectativas porque no ha sido suficiente para ellos. ¿Qué significa la navidad para ti? Piénsalo bien. Seguro es más que un gordito simpático que está muy lejos de nuestro pesebre o es más que un pino Canadiense que tampoco significaba mucho para nosotros. Si, Jesucristo remplazó muchos valores, muchos dioses y revolucionó la historia porque nos guste o no el mundo gira cada 365 días aproximadamente y es 2018 porque es navidad

Me caí

Los que conocen Aleste saben que tanto es camino hacia arriba y por obvias razones también es camino hacia abajo. Como lo hago frecuentemente estaba aprovechando e tiempo el sábado en una poda profunda en un muy inclinado jardín. Hice maromas para sostener las tijeras, halar las ramas, botar los residuos tratando de no caer, cada vez me agache mas, la tensión en el cuello y la espalda cada vez más fuerte, entonces caí, para mi sorpresa no fueron más de cinco centímetros. Note que hay varias formas de estar en el suelo: Una es siendo absolutamente inconsciente de lo cerca que estoy del piso, realmente entre toda esa tensión uno no se mueve, se arrastra, hay algún tipo de miedo en caer, sobre todo en esas superficies tan inclinadas, uno no sabe a dónde puede ir a parar y donde hay tantas hojas que no te dejan ver el suelo, puede haber cualquier cantidad de cosas ahí, aunque yo las conozco o creo que las conozco no se porque yo ahí sola luchaba tanto por creer que de alguna manera era mejor sostenerme a cualquier precio.  Confieso que me hubiera dado mucha pena que alguien me viera caer y lo que podría pensar de mí. También podría caer, recoger mis herramientas y dejar todo ahí. Podría pensar que ya hice suficiente y esto es muy difícil para mí. Por Dios no soy una niña para andar saltando de rama en rama. Otra forma es caer y descansar. El suelo lleno de hojas era un colchón maravilloso y siempre estuvo ahí. Lo deje de ver como una amenaza con bichitos desconocidos y lo vi como algo pensado para recibirme cuando quisiera soltar el control. Lo más maravilloso fue que me dio mucha risa imaginarme a mí misma haciendo toda clase de malabares cuando realmente el mejor paso era aceptar que hacía tiempo que estaba caída y que de ahí en adelante todo esfuerzo me llevaría un poco más arriba. Me he caído muchas veces en muchas áreas de mi vida y por alguna gracia celestial he tenido amorosos colchones que reciben mi corazón desolado. Con el tiempo he aprendido que también puedo descansar para tomar fuerzas; me doy permiso para reírme de mi propia lucha valorándola y poder emprender el camino que me lleve nuevamente hacia arriba. Cuando me levanto nunca es igual; así entendí que cada  levantada es un nuevo camino y que no he sido la misma persona cuando me caigo que cuando me levanto. Cómo te va a ti? Si sabes reconocer cuando te has caído?

Ginebra

Tenemos una perrita Golden Retriver desde hace casi 14 años. Su nombre es Ginebra. Le pusimos así por la Ginebra del rey Arturo. Siempre ha sido una chica de la alta sociedad y definitivamente tiene más pedigrí que nosotros. Ginebra es aplomada pero dominante, siempre los demás perros la han respetado mucho porque los pone en su sitio. Ginebra está muy viejita, y hace mucho que sabemos que nos ha acompañado tiempo de más. Hoy está muy decaída, obviamente ha sido un largo proceso pero la edad ha pasado factura a sus huesos y a su columna y el dolor que sufre es evidente. Tenemos sentimientos encontrados: por un lado, esta un gran agradecimiento, nos ha acompañado mucho tiempo, envejecimos juntos, ella se lleno de canas y nosotros también. Se ha acomodado a todos nuestros cambios y siempre su único interés es estar junto a nosotros. Por otro lado no queremos verla sufrir, en todos los movimientos se ve el esfuerzo que hace por salir dignamente al jardín. Hoy tuvimos una larga conversación y le preguntamos si está cansada y prefiere partir a jugar con Pichi (Tadeo, el Cocker Spaniel) que la acompaño tanto tiempo y tal vez por un espasmo, tal vez por una señal, nos dijo que si. Para muchos podrá ser sólo un perro para nosotros es un miembro de la familia, Ginebra se nos va dignamente, como ha vivido siempre. Así es con todas las personas que amamos y también nuestros amigos peludos, han desfilado varios héroes compañeros por la familia: Pichi, Petu, Lola.  Pequeñas patitas que nos miran con una fidelidad sin límite. Hoy escribo en honor de nuestra pequeña dama. La extrañaremos, claro que la extrañaremos hoy es un día para despedirnos.. A todos nos llega un momento para despedirnos. Cuando pensamos en el futuro pensamos en nuestra pensión y la vejez; sin embargo el verdadero futuro es partir.

Resistencia

Cada vez que creo que debo cambiar algo en mi vida, hay algo que se tambalea y no se quiere mover de ahí. De hecho hay muchas cosas que creo que debería cambiar y no lo he logrado, sufro de resistencia a la transformación. Me encuentro por más de un día con una imagen clara de quien soy y algo dentro de mi decide que es inamovible,  soy así y punto, está bien, esa persona soy yo. Pero en el fondo (donde no me gusta mucho mirar) sé que eso no es así, cambio constantemente, la persona que se acostó ayer no es la misma que se levanta hoy, algunas células se crearon en la noche, otras envejecieron, otras murieron; los sueños que tuve pudieron afectar mi subconsciente, por lo tanto, mis emociones y reacciones pueden cambiar; se intensificaron o debilitaron algunas sinápsis en mi cerebro y eso puede redefinir mis habilidades. No soy la misma persona en una noche, ¿Cómo pretendo ser la misma en una vida? Pero hay resistencia a aceptar que puedo redefinirme y apagar unos botones de mi vida con los que ya no me identifico, esos que he estado forzando aunque estoy lejos hacerlos realmente parte de mi; esos que quiero gritar que aún soy pero simplemente ya no encajan con la persona de hoy. Hay otros que tengo que encender. Algo en lo profundo de mi los anhela y sabe que ese es el camino de mi evolución pero me niego a tomarlos porque van en contradicción con lo que yo dije que sería. Si, sigo cambiando, a veces muy rápido y no logro asimilarlo del todo, hay resistencia a la transformación porque alguna vez dije que yo nunca… Pero si me sincero en el espejo tengo claro que ese camino me hace evolucionar hacia la persona que nací para ser. Esto es entre mi creador y yo. Hay una contramarca que llevo en algún lugar que dice que soy un modelo único hecho con objetivos, con restricciones para algunas actividades que generalmente aceleran la degradación y pueden causar daños irreparables; pero sobre todo que tengo una fecha de caducidad. De verdad quiero llegar a mi fecha de expiración con un historial de transformación lo más cercano posible a la imagen que tuvo de mi aquél que me creó.  También a ti te cuesta moverte hacia tu transformación?

Al son que me toquen bailo

Cuando nos acomodamos y somos flexibles usamos la frase. “Al son que me toquen bailo” esa frase se usa para los que tienen la facultad de adaptarse rápidamente a las circunstancias. Adaptarse es bueno en general, el diccionario dice que es acomodarse o ajustarse [una persona] a un lugar o una situación diferente de los habituales o idóneos.  Acá surge una pequeña duda. Cuál es nuestro estado habitual o idóneo?  La respuesta habitual podría ser el bienestar económico, de salud y emocional. Cualquiera que sea el orden en el que cada uno de nosotros priorice, pero más allá de esto lo que me dice es que adaptarme puede ser también un poco peligroso; si me adapto a una situación por repetición o por evitar la confrontación puedo caer en el conformismo, el opuesto a mi propia evolución. Con frases simples como: Esto es lo que hay, es mejor no hablar para no alborotar el avispero,  es muy tarde para, a mi me enseñaron que esto era así y punto. Dejamos de cuestionar nuestras incómodas situaciones porque nos adaptamos. No me refiero a ser crítico con todo, me refiero a lo profundo a luchar por un sueño, un amor, una relación, por nuestra salud, a generar comportamientos que de una forma u otra nos permitan crecer de adentro hacia afuera. Que bueno es tener la facultad de adaptarse; sin embargo luchemos por adaptarnos con la incomodidad que genera el reto que nos permite madurar. Si le preguntáramos a una mariposa si fue divertido salir del capullo no creo que nos diga que fue fácil. Te dejo un par de preguntas hoy.   A qué me adapté que no ha traído crecimiento a mi vida o a la vida de los que me rodean? Me adapté o estoy aguantando o fingiendo? Sería interesante co-crear el son en el que me conviene bailar.