Te lo debo a ti.

Walt Disney y su hermano Roy

Cada vez que alguien gana una competencia gana un premio o alcanza una meta, le da las gracias a muchas personas: A mis patrocinadores, a  mi familia, a mis amigos, a mi pareja, a Dios.

Necesitamos de otros para lograr sueños, no es raro escuchar a personas contar que se encontraron con alguien que creyó y se involucro en el sueño, ese alguien puede no llevarse los aplausos de la prensa o los clientes; ese alguien tiene una vida, tiene sus propios sueños, sin embargo saca tiempo, esfuerzo, recursos y apoyo para que el sueño de otro se cumpla. Hoy quiero hacerle un homenaje a esos otros que permiten dejar de un lado su afán de protagonismo y arriesgarse a creer. Esos otros muchas veces no dan de lo que sobra, dan de los que ellos no tienen, lo consiguen para lograr que el sueño sea una realidad. ¿Qué los mueve? Creo que el amor, es un gran motor, son alcanzados por la inspiración de los soñadores que los contagia, son privilegiados en ser parte de un propósito mayor. Los casos son muchos: Walt Disney no hubiera logrado nada sin su hermano Roy Disney, Los hermanos Wright, Steve Wosniak y Steve Jobs la lista es interminable.

Seguramente cada uno de nosotros tiene una historia que contar al respecto. Apoyar el sueño de otros es un acto de amor, no hay que dejar de lado los nuestros de ninguna manera, a veces una palabra de aliento y fe es lo único que nos sostiene, todos los soñadores pasamos crisis; cuando con el tiempo los que persisten alcanzan sus metas tienen una lista de agradecimientos que solamente recordará aquel que las recibió, es una tímida sonrisa, es un calorcito en el corazón; recuerdos maravillosos donde inyectamos entusiasmo a la pasión. Seguro tu ya tienes una larga lista, que tal si empiezas a dar los agradecimientos.

30 años

30 años

Hoy estamos cumpliendo 30 años de casados, nunca nos imaginamos que el matrimonio fuera como es. Una aventura desorganizada y perfecta en donde la sombra que proyectamos no es del cuerpo, es del alma. No hay máscaras, no hay donde esconderse de nuestros miedos,  siempre hay con quien celebrar la vida, tomar una copa de vino, caminar por ahí sin tener que decir ni una palabra. Quitarnos la ropa del cuerpo y la del alma sin esconder de nosotros absolutamente nada. Que descubrimiento más lindo aprender a pensar en cómo lograr que nuestra pareja se lleve el pedazo más grande del pastel, los créditos por la cena, los aplausos por cada logro. La dicha de esconderse detrás de la cortina y husmear como nuestro amor hace florecer su vida.  Si mutuamente aplicamos esta fórmula aprovechamos la oportunidad de crecer y entregar para ser libres de lo que nuestro orgullo exigiría. Es un muy buen truco decidir quiérale el poder al ego y entregar con cariño sin esperar. La recompensa llega, les seguro que llega. 

El canto del gallo

Las personas que vivimos en el campo estamos familiarizadas con el canto de los gallos, que aunque todos creamos que es así, no siempre cantan solo en la mañana, a veces a horas que ninguno se imaginaría, entones  nos preguntamos; ¿Qué hace este gallo cantando a esta hora?.  Al parecer siempre esperamos que las cosas sucedan cuando esperamos que sucedan pero no es así, esperamos tener una vida sin sobresaltos, es decir: el gallo cantará al amanecer, entonces yo me levantaré la baño, despertaré a la familia, haré el desayuno etc., cada cual según sus rutinas. Algo más general: Termino mis estudios, trabajo, hago un capital, me caso, tengo hijos me jubilo y termino de alguna manera con subidas y bajadas acordes a mis decisiones. Pero la vida no es así. Así cante el gallo en las mañanas, también puede ser que lo haga con un canto diferente al que espero escuchar: mi vida puede no ser sana, puede ser extremadamente ocupada, puede ser financieramente productiva, me puedo meter en malos y buenos negocios, puedo casarme una, tres, cinco o ninguna vez. Puedo hablar muchos idiomas o haber perdido las cuerdas vocales por una enfermedad, puedo ser maestro o astronauta y de las dos formas llegar a donde nadie ha llegado. Ninguna de nuestras vidas es cómo pensamos que sería, no lo serán las vidas de las personas que amamos y así sabremos que estamos vivos. A veces puede ser tan fuerte nuestra necesidad del seguridad y aprobación que sacrificamos nuestros sueños y como gallos del común cantaremos al amanecer aunque nuestro corazón quiera cantarle a las estrellas. 

Un río de risas

Has contado alguna vez las veces que te ríes en casa? La risa honesta, la sonrisa del corazón, cuantas veces lo hacemos es un gran indicador de la forma en la que vivimos. Por favor no empecemos con responsabilizar a alguien más porque no sonreímos lo suficiente, la risa es algo que se auto-genera en el corazón agradecido algunos motivos para reír o sonreír son muy básicos:

  1. Hay agua en la ducha con sólo girar una llave y hasta puede estar tibia, inclusive tengo la opción de sentir y hasta disfrutar la ducha, esa es una decisión que sale del corazón.
  2. Tengo la opción de escoger que voy a usar, las texturas y los colores que puedo ver, alguna vez compré esto porque me pareció hermoso y lo pude hacer, si lo visto con gratitud lo llevaré con alegría.
  3. En mi mesa y la de mi familia hay desayuno, a veces hasta más del que pudiera comer compartir un poco sería algo que me daría más alegría.
  4. Tengo personas a mi alrededor para abrazar, besar, saludar con cariño, tengo tal vez personas para ayudar a crecer, que gran fortuna.
  5. Puedo caminar, puedo tener auto, puedo acceder a un transporte público y observar con amor a otras personas que también tienen eso para agradecer, puedo ir tal vez en bici y aprovecho para mejorar mi salud.
  6. Tengo un trabajo o la posibilidad de crear mi propio universo laboral, eso se crea con gratitud desde adentro.

La lista es inagotable, algunos reemplazaremos algunas cosas y llenaremos esos espacios con nuevas apreciaciones si decidimos hacerlo, regálate más vida, navega en el río de risas que es tu vida y compártelo con gratitud. Ese es mi plan para hoy, mañana, pasado mañana y el que sigue y sigue. ¿Te unes a mi propuesta?

Una piedra en el camino

Como diría el mariachi, me enseño que mi destino era rodar y rodar. La piedra dijo eso porque era una piedra y ellas ruedan en algún punto. No importa que sea plana, el tiempo la erosiona y termina siendo un guijarro, entonces sí, creo que desde el punto de vista de una piedra podría ser cierto. Pero no todos estamos rodeados de piedras y sin embargo escuchamos vaticinios sobre hacia dónde nos lleva la vida, qué tan activos hay que ser en redes sociales, por que se acaba el amor en las parejas de famosos y que pasará si no hacemos esto o aquello como aconsejan las revistas del corazón. Nadie sabe que nos depara ninguna situación por la sencilla razón de que no viven nuestra vida. Los puntos de vista son valiosos pero lo que es un valor inamovible para ti puede no serlo para mí. Hay muros que no derribaremos, no moveremos y no trataremos de escalar. Pero que tal algunos de los retos por descubrir.

Pedir perdón, responder con amor a palabras enojadas, construir barreras frente al maltrato, es decir la forma en que maltrato a mi pareja o mi familia. Que tal dar el primer paso para reconciliar un conflicto, que tal servir a mi pareja aunque no se lo merezca. Que tal hablar de mis heridas sin acusar a otros. Que tal dar caricias que no se esperan. Que tal dejarlos ver que también me derrumbo. Que tal… Hay posibilidades que nos hacen libres de otros por que decidimos escoger el cuidado, la honra, la ternura y la confianza para poder avanzar. No seas la piedra en tu camino o podrás rodar por tu propia inercia.