Las bolsas de valores tuvieron la semana pasada las caídas mas grandes en los últimos 20 o 30 años, los desplomes obligaron a cerrar las transacciones en varias bolsas a la espera de tener que abrir, ya que supuestamente negocian parte de empresas productoras de bienes y servicios que las personas usamos. Para los ignorantes en el tema como yo es todo un reto imaginar que parte de Intel  o Apple es de alguien que tiene una acción, o cuanta azúcar representa un commodity negociado en un mercado de futuros donde probablemente la caña se acaba de sembrar, es decir, el azúcar no existe aún. Me perdonarán los expertos pero todo eso está envuelto en una extraña niebla de interrogantes así los números sean claros no sabemos con cuántas acciones de carbón se prepara un asado, ¿O sí? 

De la misma manera nuestros intangibles de uso cotidiano no son medibles en litros, kilos o metros, son acciones. Por cada palabra amable con nuestra familia la acción va al alza. Por cada sacrificio de ir a las 11:00 p.m. por un vaso de agua o a traer la pastilla que se le olvidó a mi pareja, la acción sube. Por cada hora jugando con los chicos, por cada almuerzo preparado por los abuelitos para el montón de familia hambrienta y ruidosa, hay una repunte del mercado. Cada favor a los vecinos, cada mirada hacia las nubes buscando la figura del dragón, el elefante o el conejo tirados en el pasto con los que amamos hace que los mercados de los afectos suban ostensiblemente. Obviamente en el caso contrario habrá un decrecimiento del mercado y a veces esas bolsas cierran sus operaciones por falta de demanda y oferta.

Estas inversiones son tal vez las más importantes. Hoy han subido enormemente en mi corazón como efecto de las revisiones históricas del comportamiento del mercado emocional; el balance es positivo. Extraño tantas cosas que en este momento solo puedo planear en el mercado de futuros. Los abrazos, las cantadas de Karaoke, los brindis, las comidas de muchos al rededor de la mesa, los amigos y sus lazos irrompibles, las ocurrencias de los pequeños, la compañía silenciosa durante los momentos duros. Por ahora planeo invertir mucho más en los gracias de corazón, en los te quiero, en las expresiones de aliento y felicitaciones, en juegos de mesa, en exigir menos, en cuidar más mis palabras, en hacer saber a todos los importantes que son en mi vida. 

¿Ya tienes listo tu plan de inversiones para los próximos meses?

Únete a la conversación

12 comentarios

  1. Hoy valoramos más el amor, la compañía, las llamadas y lis recuerdos. Son acciones en alza, es el momento de invertir. Gracias por esta reflexión me encanta.

  2. Que belleza… es muy cierto!!! Esas acciones intangibles son las más importantes !!! Que suba mucho tu bolsa de valores !! Ahí te mando un abrazo gigante que hará subir tu cotización jajaj ! 😘👍🏼🙏🏼😊

  3. Muy oportuna reflexión, además tenemos la oportunidad de ser más pacientes, amables y comprometidos porque tenemos tiempo todo el tiempo del mundo.

  4. Gracias por poner las palabras justas. Leerla nos ayuda a poner miel y dulzura en esa curva de valores que se llama “vida”.
    Pero alguien tiene que hacer el esfuerzo de recordarnoslo…de esa bella manera. Gracias por hacerlo!

  5. Las cosas importantes de la vida son esas Birna querída. Esperemos que,como especie, aprendamos la lección. Un abrazo gigante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *