Desde la base… que golpe tan duro

Nos fuimos unos días de viaje y al regresar, uno de los grandes pinos de Aleste se había caído. Fue como ver caer un familiar, un pariente de esos que siempre pensaste que te iba a cuidar, una maestra sabia de la universidad, la tía que te da siempre un buen consejo. Fue impactante por decir lo menos. 

El mensaje fue fácil de leer. “Aún los gigantes caen” los gigantes caen por el golpe del viento, algo invisible, intangible y con una fuerza descomunal. El viento no se ve, no se toca, él nos toca cuando quiere; nos acaricia, nos empuja o nos derrumba.

Al parecer lo intangible tiene un poder indescriptible que se expresa en lo que consideramos real con nuestros sentidos. 

Hay fuerzas que están tumbando gigantes que pensamos nunca se moverían. La poderosa energía de lo invisible es la única fuerza que hace caer a los gigantes.

Estamos pasando una pena, decirle adiós a una gigante que creímos inamovible; sin embargo pareciera que empieza una nueva etapa ahora vemos un claro nuevo en el bosque, una parte que nunca vimos iluminada. 

Únete a la conversación

11 comentarios

  1. Que comentario tan justo ahora que todo lo que creimos inamovible esta cayendo, dejando en su ça ira, el espacio vacio para que podamos ver el cielo.
    Me conmovio ver caer ese gran y noble arbol pero me consuele saber que no desaparecera sino se transforma en une nueva forma de vida.

  2. Ese vacío energético es la transformacion de nueva vida y nueva visión.
    Lo que vemos, creemos y creamos, es así. (Energía cuántica)

  3. Hermosa y ciertisima reflexión. Caen los que se creen inamovibles. Cada día debemos aprender a ser más humildes y reconocer nuestra condición de fragilidad y humanidad.

  4. Que mensaje tan bello el que estás sembrando en nuestras consciencias. Que dolor tan grande decirle adiós a lo que amamos. Pero que bendición cuando se generan nuevos espacios que nos permiten ver más allá, que abren paso a nuevas oportunidades. Gracias por tu bello y profundo mensaje querida Birna.

  5. Una hermosa metáfora de nuestra realidad de hoy. Lo invisible derrumba un gigante imponente y sólido. Así también abrimos nuevos horizontes y transformamos lo caído. Me encantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *