Mirar al cielo reposando tranquilamente en la hierba

Desde hace poco tengo extraños dejavú, pero no son de lo que vivi antes, son de lo que no vivi, son de lo que dejé pasar, de las oportunidades que deje escapar, de los si en los que dije no, de los vamos en los que decidí quedarme, de tantas ocasiones que tuve para entregar algo y decidí quedármelo, en los abrazos que no di, en las veces que no salté o bailé porque no coincidía con la imagen que debo proyectar, los juegos con mis hijos pequeños que nunca jugué, de los charcos en los que no salté, del tiempo de mirar al cielo reposando tranquilamente en la hierba sin pensar en nada, en los helados que no compartí por pensar en la figura, en el tiempo que no volverá; en los que no exploté en el exquisito aroma de la vida. 

Pero qué tal si de ahora en adelante no dejara pasar nada, no dejara la oportunidad de vivir; correr detrás de los perros, escuchar música y bailar por la simple alegría de hacerlo; así, sin más, sin excusas; compartir el tiempo presente con amigos y sin teléfonos, sin Instagram, sin Twitter etc. Soltando el agobio de ser la persona de mostrar. ¿Cómo cambiaría la vida?, me pregunto si tengo en valor de ser sin pretender, de aceptar que el pequeño ser que me habita quiere seguir riendo a carcajadas, soñando despierto, saboreando cada instante del eterno ahora. 

Únete a la conversación

6 comentarios

  1. Que hermoso!!! Al leerlo me han salido lágrimas y son de dicha al entender que ya no importa esa imagen que se quiere proyectar al exterior, solo importa la hermosa sensación de emoción, gozo y alegría de poder estar experimentando esta vida desde el aquí y ahora. Gracias por esto 🙏

  2. Si sólo tuviéramos presente que único momento real en nuestra vida es ahora, no nos perderíamos tanto pensando en lo que fue o no fue, lo que será o no será y nos entregaríamos sin reserva a la única verdad que es el ahora. Poder despertar cada mañana es un regalo y que mejor qué honorarlo.

  3. Acostarme en el pasto y sentir que estoy vivo sin pensar en nada solo viendo el cielo azul y escuchando los pájaros cantar es la mejor conexión real con la vida. Gracias por recordarnos lo simple que es y lo grande que es vivir!!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *