¿Quién serás cuando te alcance tu sueño?

Todos tenemos  alguien conocido que sueña casarse y tener una familia. Todos  conocemos a alguien que quiere jubilarse para hacer lo que realmente ama hacer. Todos conocemos a alguien que busca trabajo casi constantemente. Todos conocemos a alguien que sueña comprar una casa para construir su hogar. Todos conocemos a alguien que añora tener dinero para viajar alrededor del mundo.

Ese alguien podemos ser nosotros mismos.

Todos conocemos a alguien que está cansado de su matrimonio y no tener tiempo para sí mismo por cuidar la familia y los hijos. Todos conocemos a alguien que se jubila y lamenta la perdida de su vida laboral porque ya no se acuerda que proyectaba hacer; ya no lo puede hacer, o al hacerlo ya no era lo que esperaba. Todos conocemos a alguien que cuando tiene el trabajo por el cual luchó se siente explotado, mal remunerado y sin tiempo para vivir. Todos conocemos a alguien que compró su casa y se queja de los altos costos de mantenimiento y de los impuestos. Todos conocemos a alguien que ha viajado por todo el mundo sólo para descubrir que su hogar es el mejor sitio, que su soledad la lleva a todas partes y que no hay lugar que reemplace la mesa con chocolate caliente de la tía Clarita. 

Todos conocemos a alguien que decide ver a sus sueños cumplidos como una carga idealizando situaciones pasadas para poder mantener el lamento de su vida. ¿Conoces a alguien?

Únete a la conversación

5 comentarios

  1. Asi es la inconformidad es una condición humana. La gratitud se vuleve un buen antidoto en el aqui y en el ahora

  2. Los sueños el motor para seguir cada día luchando por alcanzarlos y a la vez cuando llegamos a la meta, la mezcla de alegría por el logro y el vacío porque necesitamos otro horizonte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *