Sufrimos un viento helado, vemos por la ventana y hay sol, pero el viento, si se pudiera ver, lo cubriría todo. Es de una fuerza descomunal. Ayer vimos que doblo un poste de valla de carretera; eso es muy fuerte. Al parecer no todo lo invisible es débil. Dudamos de muchas cosas porque no las podemos ver, pero son las que nos mueven: ya sea tumbándonos o levantándonos. Así pasa con el dolor, con el amor, con la soledad, con los sueños. Podemos hablar de eso, tratar de describirlo a otros, cantarle canciones; sin embargo, difícilmente alguien entenderá lo que queremos decir. Parece que lo invisible es más fuerte de lo que creemos, es tal vez el motor de la vida. Contra cuáles invisibles estás luchando? Tienes invisibles favoritos?

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *