Una persona muy querida me ha enviado una conferencia que habla sobre estar ofendido, honestamente no sé si es una indirecta o simplemente le pareció bueno y lo quiso compartir. Si tuviera la sensibilidad a flor de piel probablemente me hubiera ofendido, ya que no sabría por que una persona sensata como yo le podría traer a la memoria semejante desajuste.  La conferencia mencionaba que generalmente sentirse ofendido es una elección que nos amarra a una incómoda situación. Cuantas veces ha escuchado que alguien no va a un sitio porque esa persona que le ofendido está allá?.  Quién se pierde de la oportunidad de compartir, a quién se le amargan los días pensando en que alguien le debe algo y ese alguien probablemente ni se ha enterado. Se confunde la actitud de estar ofendido con la dignidad pero realmente es un tipo de expectativa propia no cumplida. Nos hacemos castillos en la cabeza con personas o situaciones y si la situación no cumple con nuestras expectativas; es decir no sale como esperamos atribuimos toda la responsabilidad a otro, además de premeditación y alevosía.

Es una perdida de tiempo y espíritu darle ese poder a otro, estar “digno” y no querer aclarar que pasó.

Estar ofendido con nuestra pareja no funciona, no solucionará nada, no traerá más que dolor y un hueco emocional que no tienen ninguna justificación.  Si tiene algo que decir dígalo con amor y humildad, restáurase y de la oportunidad a su pareja de explicarse o pedir disculpas o tal vez termine pidiéndolas usted.  El exceso de sensibilidad nos aísla en nuestra propia torre.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Muy cierto, la hipersensibilidad nos aísla, y no hace prejuiciosos, orgullosos y prepotentes, todos cometemos errores y muchas veces sin darnos cuenta, lo mejor es ponerse en el lugar del otro, acercarse y de la mejor forma, hablar las cosas, donde podamos hablar de nuestros sentimientos sin reprochar, por el contrario, ofrecer amor nos acerca a los demás, a nuestras personas favoritas y a Dios. No ofenderte no te hace débil, por el contrario muestra tu fuerza y gran corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *