Nov
04

La emoción del riesgo

posted on November 4th 2018 in Aventura & Diversión with 0 Comments

Hace poco estuvimos en un parque temático, casi todas las atracciones que escogimos, son de emociones extremas. Montañas rusas, simuladores, algo tenebroso. Qué hay en esas aventuras que todas tienen largas filas de espera? Inclusive hay largas filas para la primera línea donde todo es más intenso. Mi respuesta sin grandes averiguaciones es que nacimos para la aventura, con solamente ver la cara de descubrimiento de los bebés a los sabores, a las formas, a la adrenalina de caminar y ser autónomos; no hay casi nada que implique aventura que no nos llame profundamente la atención. Claro, como en todo, hay un lado positivo y uno negativo; la misma adrenalina que nos hace emprender empresas e inclusive decidir casarnos; nos hace apostar por nuestra vida en muchas formas. Sin embargo; a nuestra vida le falta adrenalina, es parte del plan de cada día, hay que imponerse un reto, una disciplina, superar un obstáculo, no es siempre fácil; con el reto viene también el fracaso. Hay retos que no se notan mucho y que no sentimos como cosas extremas, únicamente incomodidad, no se pueden publicar y en general casi nadie se da cuenta de la terrible prueba que estamos pasando: No se nota cuando mamá o papá se levantan más temprano para dejar los almuerzos listos; no se nota cuando pasamos alguna frase ofensiva y preferimos no responder; no se nota cuando perdonamos en silencio; muchas veces parece que no se notara cuando decimos lo siento (una de las expresiones que contiene más adrenalina en el mundo) No se nota cuando a pesar de la frustración de muchos sueños personales seguimos adelante desarrollando un talento que tratamos de esconder para que no doliera tanto. No se nota cuando tapamos con una cobija a nuestra pareja que quedó rendida luego de un día intenso. No se notan muchas cosas que requieren la aventura de decidir ser valiente y enfrentar las montañas rusas internas y externas de cada día.

No hay que ir a un parque para saber que somos capaces de enfrentar aventuras. Estuvimos muy felices distrayendo nuestras batallas, esas por las que nunca gritamos, subidos para gritar a todo pulmón en la montaña rusa.

We would love to hear your comments