Apr
10

Podando margaritas

posted on April 10th 2018 in ver with 0 Comments

Hoy finalmente pode las margaritas, han crecido de una forma increíble, nadie diría que eran unas pequeñas e inofensivas florecitas. Se ven tan lindas grandes como floreros gigantes, pero así se vean muy lindas hay que cortar las flores. Por debajo las ramas se pudren y se empiezan a morir, hay ramas que no logro ver que se han muerto hace mucho tiempo; por eso es necesario podar hay que sacar a la luz lo que no quisiera que se vea, mientas podo las margaritas me podo a mi misma; me pregunto que hay por debajo que no quiero que se vea, lo que se ve es tan bonito, seguramente no faltará quien opine que si se ve bonito para que se poda, es cuando entra mi necesidad de aprobación y duda de la decisión de hacer estos cortes indiscretos.  Podar es un riesgo, puede que la planta se muera, puede que no florezca nuevamente, entonces tendré que escuchar una de las frases a las que le tengo más miedo: “Te lo dije”. Sin embargo he decidido podar, ya veré los resultados, he sacado a la luz varios aspectos de mi vida que quisiera no ver, he preguntado a voz en cuello si tengo excusa para algunas cosas o hasta donde mis intensiones al actuar no son precisamente buenas.  He tratado de consolarme yo misma y perdonar malas podadas que tiempo atrás dejaron que se pudriera y se secara parte de los fundamentos que debían liderar mi vida.  Podar no me gusta, quito las flores muertas pero también tengo que cortar algunos botones lindos que crecen al lado, debo escoger, o me quedo con lo bonito o voy más profundo y me llevo las pocas cosas que tal vez si debería mostrar.  Te invito a podar de vez en cuando, hace bien al alma, baja el peso y los tallos ya no se doblan cargando lo que no deberían. Podar libera a la margarita de tener que parecer perfecta y en lo profundo recibirá nuevamente la luz del sol.

We would love to hear your comments