Dec
31

Tic, tac…

posted on December 31st 2017 in Perspectiva & ver with 0 Comments

Somos seres de rituales, necesitamos que un ciclo termine y otro empiece. Hoy celebramos la vuelta al sol y aunque en nuestra vida muchas cosas mañana serán exactamente iguales a lo que son hoy, ayer o hace un par de semanas, sentimos que tenemos la oportunidad de hacer algo diferente, nos proyectarnos de forma positiva y tenemos un tiempo para reflexionar, para compartir para agradecer; inclusive para enterrar uno que otro fantasma que nos atormenta. Hoy a las 12:00 p.m. serán momentos particulares para cada uno de nosotros, algunos brindaremos por lo que hemos logrado, otros lamentamos perdidas de todo tipo, otros celebramos la capacidad de restaurar y nos asombramos de nuestra propia sonrisa. Todos extrañamos a quienes amamos y se han ido hace poco o mucho tiempo, algunos nos preguntamos cuantos años nuevos nos quedan, y otros celebran el primero.  Es confuso y esperanzador, podemos revaluar muchas cosas como el valor real de la vida y si nuestras luchas han estado enfocadas en lo que significa experimentar la oportunidad de ser hoy y ahora alguien plenamente presente en su propia vida o ser más propensos a ser fruto de las circunstancias.  Es bueno proyectar aunque en el fondo tiene un peligro: disolvernos en el futuro y olvidar el presente, se llama presente porque es un regalo. Es bueno recordar aunque también tiene un peligro: atascarnos en el pasado creyendo que la experiencia sobre algo es la única posibilidad y así juzgamos perdiendo la oportunidad de crecer y ver las cosas de otra forma.

En general crecemos más con nuestras batallas que con nuestras victorias, sacan a relucir lo mejor y lo peor de nosotros y un día como hoy  podemos observarlas con un lente diferente.

Hoy quisiera llamar a muchas, muchísimas personas de las que aprendí cosas importantes, recibí palabras de ánimo en los momentos difíciles y agradecer a personas que me dieron la oportunidad de crecer profesional y personalmente, a todos los que tuve que perdonar y a aquellos a los que tuve que pedir perdón; todos me dieron la oportunidad de experimentar diferentes facetas de mi día día. El reloj seguirá corriendo hoy igual que ayer, pero hoy quiero dedicar estas palabras a las personas que se han tomado el tiempo de leer cada nota que he escrito este año o alguna ocasional, muchas veces ha sido el motor que permitió cambiar mi propia visión del mundo. El 2017 nos dejo lecciones de vida, momentos de celebración, angustias que tal vez mañana todavía estén ahí. Pero como diría Neruda, podemos confesar que hemos vivido y que definitivamente ese es el verdadero tic tac que hace mover el alma en cada latido de esto que llamamos año. Gracias 2017 y  feliz 2018, tal vez las palabras dentro de 365 días sean muy diferentes.

We would love to hear your comments